lunes, 16 de julio de 2007

La cocina Quechua e Inca

La civilización Inca, en su altura, se extendió tan larga como el Imperio Romano – 4023 kilómetros en la longitud, y el emperador de los Inca gobernaba sobre 12 millones sujetos. Ellos alcanzaron todo esto sin caballos, sin ruedas, y sin un idioma escrito. ¿Cómo hicieron ellos esto? Estaban usando el poder de alimento.

Más específicamente, ellos usaron la distribución muy eficiente de alimento y técnicas de conservación. Los Inca veneraban el dios del sol, quizás porque él les dio a ellos la luz y el calor – necesario para el alimento. Los emperadores Incas fueron creídos ser hijos del sol. .

¿Cómo puede ser alimento la causa de todo esto? Los Inca eran muy ingeniosos, y ellos mantendrían almacenes de alimento dispersados alrededor del imperio, para que cuando el ejército viaje allí, ellos siempre tendrían alimento disponible.
Los nobles y la familia real, se alimentaban mucho mejor que el pueblo. En la mesa del Inca no solía faltar la carne, tan escasa para el pueblo. Comía carne de llama, de vicuña, de patos salvajes, de perdices de la puna, de ranas, de caracoles y de pescado. La comida comenzaba con frutas. Luego venían los manjares, presentados sobre una estera de juncos trenzados que se tendía en el suelo. El Inca se acomodaba en su asiento de madera, cubierto con una tela fina de lana, y señalaba el que le apetecía. Entonces, una de las mujeres de su séquito, se lo servía en un plato de barro o de metal precioso, que sostenía en sus manos mientras el Inca comía. Las sobras y todo cuanto el Inca había tocado, debía ser guardado en un cofre y quemado luego, dispersándose las cenizas.

Usted se pregunta? ¿Cómo puede eso ser – no es la putrefacción de alimento una preocupación? Pero eso era otra de las invenciones ingeniosas de los Inca. Ellos desarrollaron el tipo más temprano de liofilizar. Las papas, la grapa de la dieta Inca, serían dejadas durante la noche, cuando helaba. En el día, cuando las temperaturas subieron, el agua en las papas evaporaba. Sobre pocos días, esta pulpa secada de papa, conocido como chuño, era hecho capaz mantenerlo por un año. Un proceso semejante se ejecutó en el carne de vaca – era liofilizada y llamada charqui. Ahora está llamada como tasajo. Otro alimento moderno popular vino del Inca – las palomitas de maíz. Pero en esos días, las palomitas de maíz tuvieron un uso muy práctico. Las usaban porque no estropeó. Todo en el alimento de Inca era eficiente.

En el tiempo incaico, la papa y el maíz (sara en quechua) eran la base de sopas, guisos y diferentes comidas y bebidas como "la chicha" (cerveza andina).

Aunque la dieta de los incas era muy variada, había muchas diferencias entre los alimentos que consumían los distintos sectores de la sociedad.

Según nos cuentan nuestros grandes historiadores, los Incas comían dos veces al día (al igual que el pueblo). Acostumbraban a tener la primera comida entre las ocho y nueve de la mañana, y la segunda entre las cuatro y las cinco de la tarde. La de la mañana era la más “contundente”. La comida de los señores “era algo especial” no era cualquier comida, ni que pensar que fuera la misma del pueblo.

En los “Comentarios Reales” del Inca Garcilaso de la Vega, nos relata que los Incas se daban el lujo de comer pescado fresco, traído por los famosos “Chasquis” desde la costa del Perú, éstos eran personas que corrían kilómetros de kilómetros, a los cuales se les entrenaba.

De esta forma se mantenían también informados sobre todo lo acontecido en sus dominios, todo esto era hablado ya que ellos no dominaban la escritura, tenían que repetir a viva voz el mensaje y así iban pasando de uno a otro mensajero.

Sus alimentos como: papa, maíz, ocas, yuca, charqui (carne seca), pescado, entre muchos más, eran consumidos con abundante ají.

RECETA Nº 1
Olluquito con carne
(4 porciones)
Ingredientes:

-1/2 kilo de ollucos
-1/4 de kilo de carne de res
-1 cucharadita de ají mirasol molido
-1 cebolla mediana
-2 dientes de ajos
-1/2 cucharadita de orégano
-Aceite
-Sal y pimienta

Preparación:

Lavar los ollucos, cortarlos en trozos y remojarlos en trozos durante una hora en agua salada. Lavar hasta que el agua este limpia. Escurrir
Freír la cebolla y los ajos picados con los condimentos hasta que estén cocidos.
Añadir la carne cocida y cortada en tiras y los ollucos. Tapar y cocinar por 30 minutos aproximadamente (sin agregar agua) o hasta que quede cocido y jugoso.
Servir con arroz
Tips: Para que el sabor del olluco resalte se agrega una cucharada de azucar al final de la preparación. Puede utilizar perejil y hierbabuena. Tener cuidado en el punto de sal por lo salado del charqui

Pero, cosa curiosa, los incas ¡nunca bebían agua!, ésta era reemplazada por “chicha”, que es un fermento elaborado principalmente a base de maíz, aunque también se las ingeniaron para elaborarla de yuca y de quinua entre otros. Otro dato muy curioso es que nunca la consumían con los alimentos, era bebida después de ellos. Y ¡caramba!, ¡sí que bebían! .

Las mujeres comían al mismo tiempo que sus maridos ¡pero nunca juntos, sino a sus espaldas! Se imaginan ahora las mujeres en una situación así? ¡horror!
La gente del pueblo tomaba sólo dos comidas al día. El plato usual de los Andes era el chuño, o harina de papa deshidratada. Se le añadía agua, ají o chile, y sal y se ponía a hervir. También preparaban el locro con carne seca o cocida, con mucho ají, pimienta, papas y frijoles. Comían, además, gran cantidad de frutos, como la tuna del cactus o el tarwi. El maíz era bastante consumido y se preparaba hervido o tostado.

Otro alimento importante en la vida andina era la quinua. Considerada sagrada por los Incas, la llamaron "grano madre": En épocas de siembra el rompimiento del primer surco se hacía con una herramienta de oro. Actualmente la quinua está logrando el éxito merecido ocupando un lugar privilegiado en hogares de todo el mundo debido a su alto contenido proteico.
RECETA Nº 2
QUINUA ATAMALADA


Ingredientes
Medio kilo de quinua
Media taza de aceite
Una cebolla mediana picada
Dos cucharadas de aji panca
Media cucharada de ajo molido
1/4 taza de camaroncitos chinos
Seis papas amarillas sancochadas
Media taza de queso fresco
Un cubito de caldo de carne disuelta en una taza de agua
Una cucharada de perejil picado
Sal, pimienta y oregano.

Preparación

1. Lavar la quinua varias veces, y despues sancocharla en agua con sal
2. Freir la cebolla, el ajo, el aji y las especias. Dorar bien, y luego añadir el camaroncito bien lavado.
3. Añadir la quinua con el caldo y dejar que de un hervor.
4. Incorporar el queso y el perejil picado.
5. Servir acompañado con las papas amarillas sancochadas y con arroz graneado

Cuando uno visita Cuzco, siente como una magia especial, la ciudad te llama, está rodeada de recuerdos de los cuales sólo nos queda imaginar épocas pasadas o entrar en un lugar en donde el tiempo si tiene marcha atras. Se trata del InKanato, un restaurant en donde todo el ambiente es de la época incaica y tiene grandes atracciones turísticas. Para tener mas información sobre el lugar les recomendamos visitar la pagina web www.inkanato.info/Inkanato_Esp.html

3 comentarios:

Anónimo dijo...

busco recetas originales... no con cubitos ni carne de res, es para una investigacion!

Anónimo dijo...

weno si no te gusta la wea pa qe te meti a esta pagina po gil(a)

Anónimo dijo...

weno si no te gusta la wea pa qe te mety a esta pagina po gil(A)